¿Qué Trámites debe afrontar la Inversión Extranjera en China?

China está tomando medidas para abrir sus mercados y flexibilizar uno de los sectores más protegidos: el financiero. El gigante oriental está dispuesto a ofrecer ventajas a compañías extranjeras para favorecer la competitividad con el objetivo de conseguir más inversión extranjera en China y atraer negocios al país.

En este marco, una de las principales claves que tienen que tener en cuenta las empresas que se sientan atraídas por esta apertura son los trámites que deben tener en cuenta las empresas que se atrevan a aventurarse en China:

Libertad de establecerse: La libertad para establecer un negocio en el país del sol naciente depende, por el momento, del sector económico en el que se pretenda operar. Por eso, se exige presentar un Business Plan o plan de operaciones que debe ser aprobado antes de establecerse.

Adquisición de participación en una empresa local: Del mismo modo, el sector en el que trabaje la empresa determinará si es posible o no la adquisición de una parte mayoritaria en el capital de una empresa local.

Obligación de declarar: Todas las propuestas de proyectos de inversión extranjera en China deben aprobadas por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC) o las comisiones de desarrollo y reforma provinciales o locales, según el sector en el que vaya a operar la empresa y la inversión que se vaya a hacer. En este sentido, los organismos competentes para declarar la inversión son, además de los ya mencionados, el Ministerio de Comercio (MOFCOM) y el Administración Estatal de Industria y Comercio (SAIC).

Todos los proyectos que pretendan ser desarrollados en China deben presentar un plan de negocios (plan de operaciones) que debe ser aprobado por las autoridades competentes y, en concreto, los proyectos de inversión “Greenfield” deben obtener la autorización del Ministerio de Protección Medioambiental y del Ministerio de Tierras y Recursos.

Hay que tener en cuenta que, pese a las intenciones de China de flexibilizar algunos departamentos, el gobierno chino sigue manteniendo un férreo control en sectores como Defensa, Energías Eléctrica, Petroquímica o Petrolífera, Red Pública, Transporte Aéreo y Marítimo, y Telecomunicaciones. Del mismo modo, el control sigue siendo importante en sectores como la Construcción y Fabricación de Material, Metales, Química, Cienca y Tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *