Nueva forma de tributación de ganancias de capital genera dudas en Brasil

Las modificaciones en la forma de tributar las ganancias de capital (la diferencia entre el valor de la venta y el coste) en Brasil para que desde comienzos de 2017 dejen de fijarse en el 15% y, en cambio, se hagan a través de cuotas progresivas están afectando tanto a los contribuyentes que venden activos en 2016 y que están siendo cobrados por las nuevas reglas como a quienes han cerrado su empresa durante 2017 y todavía esperan respuesta de la Receita Federal sobre los valores que tiene que recoger.

El cambio en la Ley nº 13.259 indica que el 15% se aplica solamente para ganancias de hasta R $ 5 millones (más de un millón trescientos mil euros), pero a partir de esa suma se cobra un 17,5% para valores entre R $ 5 millones y R $ 10 millones (en torno a 2 millones 700 mil euros), un 20% de R $ 10 millones a R $ 30 millones (8 millones de euros) y un 22,5% para cantidades superiores.

El problema de la modificación de ley es que se han cerrado muchas transacciones deprisa para asegurarse el pago de la cuota fija y evitar presentar más gastos con impuestos y, además, se ha hecho una interpretación consistente en que para poder aplicar el 15% fijo bastaba con que la operación hubiese finalizado el último día de 2016, de modo que el cálculo antiguo era aplicable a operaciones en las que el pago de valores se realizase después de 2016.

Finalmente, esta interpretación coincide con la de la Receita Federal, que envió una nota de prensa explicitando que “si el negocio jurídico se realiza hasta el 31 de diciembre de este año [2016] y los pagos se aplazan para 2017, vale la cuota antigua”. Sin embargo, actualmente solamente se está aplicando este supuesto para operaciones en las que se fijaron valores fijos a los pagos de los próximos años por ambas partes. Si los valores son variables, se están aplicando los porcentajes progresivos de la nueva Ley.

Este caso se está dando con una práctica común: cuando una operación cerrada en 2016 establece que una de las condiciones de pago quede vinculada al saldo de una cuenta de garantía para el caso de gastos futuros y no previstos en el momento en que se cierra el contrato. Lo que queda en esta cuenta (si el dinero no se usa o si sólo se utiliza una parte) se entrega al vendedor.

La Justicia brasileña está considerando que estas condiciones son ajustes de precio y, por lo tanto, depende de eventos jurídicos futuros e inciertos y, como no pueden ser cuantificados cuando se cierra la operación, la ganancia de capital debe calcularse cuando se definen las cuotas, no cuando se cerró la operación.

La Receita Federal todavía no se ha declarado sobre este supuesto que afecta, especialmente, a las personas físicas beneficiadas por operaciones de fusión y adquisición de empresas debido a los altos valores que por regla general envuelven a de este tipo de operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *